In Igualdad

A mediados del año pasado, ARETÉ ACTIVA fue contratada para prestar asesoramiento continuado al Instituto Navarro de Igualdad (INAI / NAB) a fin de dar un nuevo impulso a la incorporación del principio de igualdad entre mujeres y hombres en la intervención pública con empresas y organizaciones con actividad en la Comunidad Foral de Navarra

Ahora ha sido, previo el oportuno concurso público, el Departamento de Desarrollo Rural el que ha confiado en ARETÉ ACTIVA para realizar la evaluación sobre la perspectiva de género en el programa de Desarrollo Rural.

Se trata de analizar las expectativas de las mujeres y sus condiciones de permanencia en las zonas rurales, identificar la contribución de las actuaciones del Programa de Desarrollo Rural de Navarra 2014-2020 al cumplimiento de la política comunitaria y navarra en materia de igualdad y finalmente, diseñar propuestas para favorecer la igualdad de oportunidades ante el diseño de un nuevo Programa de Desarrollo Rural para el periodo 2021-2027.

El Programa de Desarrollo Rural (PDR) de Navarra es uno de los principales instrumentos de la política estructural agraria del Gobierno de Navarra: contiene el marco de las ayudas comunitarias y regionales aplicables en la Comunidad Foral para conseguir un desarrollo sostenible, restableciendo y reforzando la competitividad de las zonas rurales mediante la adaptación de la agricultura a las nuevas realidades y cambios del mercado, las normas comerciales, la demanda y las preferencias de los consumidores.

desarrollo-rural

Este programa, renovado periódicamente, tuvo una evaluación sobre la incorporación de la perspectiva de género programa correspondiente a 2000-2006, así como un apartado específico en el 2007-2013.

A lo largo de los años, se han incluido diversas acciones, pero se hacía necesario poder realizar un estudio longitudinal (apoyándonos en los resultados del estudio de 2006 y comparándolos) para realizar una valoración del impacto que los diferentes PDR han tenido y valorar su contribución a la igualdad de género y a la mejora de la situación del mundo rural.

Somos conscientes de que en el caso de las mujeres del mundo rural, la discriminación se manifiesta de múltiples formas. Una de ellas es la invisibilidad histórica del trabajo femenino en el mundo rural y su aportación cotidiana e intensiva a las tareas reproductivas.

Una de las características más llamativas del mundo rural, es la situación de masculinización: hay significativamente menos mujeres que hombres en edades intermedias por la emigración de mujeres hacia las áreas urbanas.

Entre los factores sociales que contribuyen a acrecentar las diferencias de género en el mundo rural, diversos estudios señalan como principales: los desequilibrios demográficos de las poblaciones rurales, la presencia de las formas familiares de subsistencia, el reducido tamaño del mercado laboral y las dificultades de movilidad.

Metodología participativa en la evaluación de la igualdad entre hombres y mujeres

Por ello la evaluación que vamos a llevar a cabo va a propiciar un enfoque participativo e integral, por incluir la perspectiva género en cuanto a su estrategia de análisis. La evaluación con enfoque de género constituye un instrumento clave para medir las transformaciones en las relaciones de género, y para impulsar una real igualdad entre hombres y mujeres. Además, realizaremos un estudio longitudinal que nos permita conocer la evolución de la aplicación del principio de Igualdad en el PDR.

Por ello, hemos optado por ofrecer una metodología participativa en la que se garantice la implicación de todas las personas e instituciones implicadas. Todo ello buscando la utilidad tanto del proceso como de los resultados que puedan obtenerse, especialmente en lo relativo al aprendizaje y a las lecciones aprendidas que puedan incorporarse en la planificación futura de los recursos a evaluar.

La metodología escogida en base a los principios anteriores es la Investigación- Acción Participativa (IAP), cuya esencia reside en la implicación de los colectivos objetos de estudio en la propia evaluación. De esta manera los “objeto” de estudio pasan a ser “sujetos” protagonistas.

Por ello, para asegurar una mayor representatividad y una aproximación más detallada e integral a la realidad a evaluar, emplearemos una triple triangulación:

  • En primer lugar, de informantes clave, combinando una muestra de mujeres del mundo rural, agentes económicos y sociales relacionados con el estudio (Instituto Navarro de Igualdad, AMEDNA, Fundagro- UAGN, UCAN,…) y las personas responsables del Programa de Desarrollo Rural.
  • En segundo lugar, metodológica, combinando análisis documental (información recibida por parte de la entidad adjudicataria, evaluaciones previas, Ayudas del PDR, …), análisis cuantitativo (220 encuestas a mujeres del mundo rural, análisis estadísticos), análisis cuantitativo análisis cualitativo ( 4 jornadas de debate y entrevistas en profundidad con agentes económicos y sociales).
  • En tercer lugar, de supervisión del proyecto, combinando supervisión realizada por el Servicio de Diversificación y Desarrollo Rural, por el Grupo Motor que se crearán y el Grupo de Mujeres Expertas.

La lógica de esta metodología persigue dos objetivos; por un lado posibilita la validez interna, puesto que en la recogida inicial de información y su posterior interpretación se aplican diferentes tipos de datos. Por otro lado, genera una mayor confiabilidad, es decir, validez externa. Esto se produce cuando las afirmaciones fruto de la evaluación vienen corroboradas por la contrastación empírica con otra serie similar de datos y visiones.

Líneas de investigación en la evaluación de la perspectiva de género en el mundo rural

A través de esta metodología analizaremos 2 líneas fundamentales de investigación:

Análisis de las expectativas de las mujeres y sus condiciones de permanencia en las zonas rurales:

  • Estadísticas demográficas: pirámide poblacional, índice de masculinidad/femineidad, indicadores de género, etc.
  • Estructura de la población activa e inactiva según edad, sexo, rama de actividad, profesión, tipo de contrato, nivel educativo, etc.
  • Características del empleo femenino y análisis del mercado laboral según formas de trabajo. Principales dificultades para encontrar empleo.
  • Otros indicadores: económicos, estructura familiar, participación en la vida pública, conciliación, acceso y uso de nuevas tecnologías, etc.
  • La mujer en el sector primario y su papel en la explotación agraria: afiliación a la seguridad social, ocupaciones principales, titulares de   explotaciones
  • Análisis de proporción explotaciones con titularidad masculina, titularidad femenina y titularidad compartida agrarias (Análisis de proporción explotaciones con titularidad masculina, titularidad femenina y titularidad compartida.), solicitantes de ayudas comunitarias, acceso a la información, participación en asociaciones.

La contribución de las actuaciones del PDR al cumplimiento de la política comunitaria y navarra en materia de igualdad:

  • Los aspectos de género en las ayudas (indicadores, análisis previos, objetivos explícitos, discriminación positiva).
  • Grado de participación de las mujeres en el programa.
  • Comparativa, en la medida de lo posible, con el estudio “Evaluación de la perspectiva de género en el programa de desarrollo rural 2000-2006”.

La investigación se desarrollará durante el año 2019 y a lo largo de la misma se realizarán diferentes jornadas de participación y consulta con los agentes implicados.

Recent Posts

Leave a Comment

qué es un Plan de Igualdad